Marcas, patentes y modelos de utilidad: útiles pero desconocidos

aaaa
Las marcas, patentes y modelos de utilidad sirven para mantener la imagen de una entidad y su prestigio en un sector.

En el mundo asociativo y fundacional tan importante es conocer los aspectos organizativos como los identificativos, que permiten que cada entidad sea reconocida en el sector y en el mercado del que forman parte.

En ocasiones la clave de un buen proyecto asociativo se encuentra en las pequeñas cosas que hacen que todo funcione. Si una entidad emprende un programa innovador y con el cual se obtienen buenos resultados o si, por ejemplo, crea un logotipo para representarla y resulta muy atractivo a nivel visual, es interesante tener en cuenta que hay mecanismos legales para proteger las ideas contra posibles plagios: las marcas, patentes y modelos de utilidad pueden ser un buen sistema para preservar los distintivos de la entidad y los proyectos más ingeniosos que se pongan en marcha.


Estos recursos permiten dotar de una protección extra a la creatividad de las entidades. Sirven para mantener su imagen y su prestigio al sector.


Distinción entre marcas, patentes y modelos de utilidad
Una marca es un signo que distingue en el mercado los productos o servicios de una entidad, ya sea de carácter mercantil (SA, SL, etc.) o sin ánimo de lucro (asociaciones, fundaciones, etc.). La razón de ser de la marca es permitir diferenciar e individualizar dentro del mercado los productos o servicios otros productos o servicios idénticos y/o similares y producidos por otra entidad. La marca también sirve para identificar el origen de estos productos. En ocasiones, la marca puede incluso constituir un indicador de la calidad del producto o devenir un medio de promoción.

Una patente es un título de propiedad industrial que mujer a la persona que es titular el derecho de actuar ante terceros cuando copien, falsifiquen, fabriquen, importen o vendan los productos o procedimientos protegidos por la patente que corresponda, sin su consentimiento. En caso de infracción por parte de terceras personas, el/la titular de la patente puede emprender acciones legales contra estas personas.

Los denominados modelos de utilidad son otro título de propiedad industrial que, del mismo modo que lo hacen las patentes, también protegen soluciones tecnológicas, pero con la particularidad que son solo soluciones menores y que no pueden proteger procedimientos sino solo aparatos y dispositivos.

Qué pueden proteger estas figuras?
Las marcas pueden proteger productos y servicios. Algunos ejemplos de utilidad para las entidades sin ánimo de lucro sobre que podemos proteger a través de las marcas son los siguientes:

  • Palabras o combinaciones de palabras. Es decir, se pueden registrar como marca los conceptos (nombres o combinaciones de nombres) usados distintivamente para hacer referencia a un producto, servicio o directamente a nuestra entidad (p.e., Greenpeace).
  • Imágenes, figuras, símbolos y gráficos. El ejemplo más habitual es el hecho de registrar como marca el logotipo de una entidad.
  • Las letras y cifras con una tipografía concreta y las combinaciones de cifras y/o letras. Por ejemplo, la sigla distintiva de nuestra entidad (p.e., WWF).
  • Las formas tridimensionales entre las que se incluyen los envoltorios, los envases, la forma del producto o su presentación.
  • Los sonidos, siempre que sean susceptibles de representación gráfica, como por ejemplo, a partir de un pentagrama.
  • Cualquier combinación de los signos o ítems que, con carácter enunciativo, se mencionan en los apartados anteriores.
    En definitiva, una marca es un signo distintivo otorgado por una persona física o jurídica (entidades mercantiles, sin afán de lucro, etc.) sobre sus productos y/o servicios. La marca tiene un tiempo determinado, que puede ser renovable, y se inscribe en un territorio, para hacer uso en el mercado. Así, se impide a otros que lo hagan sin su consentimiento.

Por lo tanto, se tiene que valorar qué permite distinguirse en el mercado o sector al que pertenece el tipo de servicio y acción que promueva, desarrolle y lleve a cabo la entidad. Tomada la decisión y escogida la marca, habrá que registrarla teniendo en cuenta los parámetros y limitaciones legales correspondientes.

Una vez realizada este trámite, se podrán emprender acciones legales en el supuesto de que se detecte un uso ilegítimo de su marca registrada por parte de terceros.

En cuanto a las patentes, la normativa vigente permite que aquello protegido por patente pueda estar formado o contener materia biológica, también se admite que los procedimientos con los que se produzca, transforme o utilice materia biológica sean objeto de patente. En definitiva, una patente tiene que resolver un problema técnico y puede referirse a procedimientos, productos, aparejas o dispositivos técnicos; o a la forma de usar dichos productos. En resumen, pueden ser objeto de protección:

  • Un procedimiento cuando este sea innovador.
  • Un método de fabricación.
  • Una máquina, aparato, dispositivo o un producto innovador.

Un perfeccionamiento o mejora del mencionado a los apartados anteriores.
Este tipo de protección se encuentra quizás algo más alejado de las necesidades de protección de las ideas que posiblemente puedan tener las entidades sin ánimo de lucro, a pesar de que no es del todo improbable que estas entidades ideen en algún momento de su trayectoria una técnica, ingenio o proyecto innovador y quieran patentarlo.

Los modelos de utilidad pueden servir para proteger:

  • un utensilio.
  • un instrumento.
  • una herramienta.
  • un aparato.
  • un dispositivo o una parte de este dispositivo.
  • un producto químico.
  • un alimento.

Ahora bien, nunca puede ser protegido por un modelo de utilidad un procedimiento, ni materia biológica, ni sustancias y composiciones farmacéuticas. En definitiva, los modelos de utilidad efectúan mejoras menores en productos ya existentes o que adaptan estos productos.

El modelo de utilidad es similar a una patente pero su proceso de registro es más sencillo y rápido, y más económico. Hace falta no confundirlo con la patente, puesto que todo el que pueda ser objeto de registro como patente, no podrá registrarse nunca como modelo de utilidad.

Que no pueden proteger las marcas, las patentes y los modelos de utilidad?
La marca puede proteger productos y servicios. El signo adoptado como marca tiene que estar disponible. No podrá registrarse como marca un signo que sea idéntico o pareciendo a una marca anteriormente solicitada o registrada, si se solicita por productos, servicios o actividades idénticas o similares y pueda comportar un riesgo de confusión al público.

Pasa el mismo si se trata de una marca notoria o de renombre, puesto que un intento de registro de marca en este contexto puede comportar un aprovechamiento indebido de la marca e incluso se podría interpretar como un aprovechamiento de reputación ajena.

Por último, las patentes y los modelos de utilidad podrán proteger todo aquello que reúna las siguientes características: novedad, actividad inventiva y aplicación industrial. Por lo tanto, no se podrán proteger:

  • los descubrimientos.
  • las teorías científicas y los métodos matemáticos.
  • las obras literarias, artísticas y científicas que se protegen a través de los derechos de propiedad intelectual.
  • los planes, reglas o métodos:
         – por el ejercicio de actividades intelectuales.
         – para juegos.
  • los métodos económico-comerciales.
  • los programas de ordenador.
  • las formas de presentación de información.
  • las razas animales y las variedades vegetales.
  • las invenciones qué explotación comercial sea contraria al orden público o a las buenas costumbres.
  • el cuerpo humano en todos los estadios de su constitución y desarrollo, así como el simple descubrimiento de uno de sus elementos, incluida la secuencia o secuencia parcial de un ene. Ahora bien, en cambio, un elemento aislado del cuerpo humano u obtenido de otro modo mediante un procedimiento técnico, incluida la secuencia total o parcial de un gen, si podría ser patentable.
  • los procedimientos esencialmente biológicos de obtención de plantas y animales.
  • los métodos de tratamiento quirúrgico, terapéutico o de diagnosis, ni siquiera la simple secuencia de ADN sin indicación de función biológica.
  • tampoco se pueden proteger las invenciones de procedimientos como modelos de utilidad.
A %d blogueros les gusta esto: